Psicólogo niños y adolescentes

 

PSICOLOGIA INFANTO JUVENIL – Trastornos de conducta

Muchos padres y madres acuden a las consultas de psicólogos y expertos en busca de ayuda para sus hijos/as adolescentes. Los patrones de comportamiento desafiante y oposicionista en nuestros adolescentes son un problema que preocupa mucho en las familias.

Siempre se ha considerado a la adolescencia como un período de cambios físicos y emocionales, en el que nuestros hijos intentan reafirmar su personalidad y crear su propio criterio.

Es por ello importante a la hora de valorar la posibilidad de tener un trastorno del comportamiento tener en cuenta cuáles de las conductas que nos preocupan son propias de su etapa evolutiva y cuáles no
El trastorno de conducta es un trastorno del comportamiento que se diagnostica tanto en el niño como en el adolescente y se caracteriza por comportamientos antisociales que violan las reglas sociales y dificultan la convivencia con sus iguales.

 

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

Conducta agresiva: amenazas o agresiones físicas/verbales hacia los demás, comportamiento intimidante, tendencia a las peleas, uso de armas, crueldad con los animales o abusos de todo tipo.
Conducta destructiva: vandalismo, destrucción de lo ajeno, provocar incendios…
Engaño: uso habitual de la mentira, robo y delincuencia
Trasgresión de las reglas: es típico el no asistir a la escuela, hacer bromas pesadas, escaparse de casa o iniciar precozmente la actividad sexual.
En relación con al ámbito escolar el alumno con trastornos de conducta suele obtener bajas calificaciones y abandonar la escuela antes que sus compañeros de igual edad, estatus social y otras variables demográficas. La esfera social también se verá afectada, ya que los alumnos con elevada agresividad son rechazados por sus compañeros y compañeras y tienen pocas habilidades sociales. Son ineficaces socialmente en sus interacciones con los adultos y tendrán dificultades a aceptar la autoridad de los mismos.

Para poder hacer un diagnóstico claro los síntomas tienen que tener una continuidad de 6 meses
Los niños y/o adolescentes con un trastorno de conducta vulneran repetidamente los derechos personales o de propiedad de los demás y las expectativas sociales básicas y por ello es importante abordar este problema desde los gabinetes de psicología, necesitando igualmente una entera colaboración entre la familia y la escuela.
Es importante crear un modo único de actuación entre todos los ámbitos que estimule el cambio y aporte estrategias de intervención eficaces para solucionar este problema.