Una buena autoestima es la base de un buen desarrollo personal y social.
Si las personas no nos queremos, no nos valoramos y no apreciamos en nosotros mismos nuestras cualidades, difícilmente podremos llevar una vida saludable y ser felices.

 

La idea que cada uno tiene de uno mismo es fundamental de cara a sus relaciones sociales y a la consecución de sus objetivos y metas. Existen personas con la autoestima alta que se “comen el mundo” y por el contrario existen personas que no confían en sus posibilidades se esconden de los demás y de sí mismas.

 

Una persona que no se quiere a sí misma, que no es capaz de resaltar sus cualidades positivas, que el miedo a equivocarse la paraliza, que no confía en sus posibilidades ni en sus recursos, que necesita la aprobación de los demás para llevar a cabo sus proyectos, que cambia con facilidad de opinión y no es capaz de defender sus ideas, es una persona con Autoestima Negativa.

 

La terapia es fundamental y necesaria en este tipo de casos y se basaría entre otras cosas en:

Corregir pensamientos negativos.
Ayudar en la toma de decisiones.
Desarrollar habilidades de afrontamiento.
Descubrir cuáles son las cualidades de la persona.
Aprender a defender su punto de vista.

Todas ellas estrategias básicas para que la opinión que se tiene de uno mismo se vuelva más positiva y se refuerce.

Con ello la persona logrará sus objetivos y aprenderá a sentirse bien consigo misma y con ello encontrar la motivación necesaria para que el cambio comience.

Terapia para la autoestima

Carla

Psicóloga especialista en conducta