Mejorar tus habilidades sociales

¿Cómo puedo incluirme en un grupo nuevo de amigos?

¿Cómo establecer una relación adecuada con nuestros hijos adolescentes?

¿Cómo decir no sin que la relación se sienta perjudicada?

¿Cómo actuar correctamente ante una entrevista de trabajo?

 

No es ningún secreto que una de las partes más importantes de nuestra vida son las relaciones sociales. En cada cosa que hacemos hay un componente de relación con los demás.

Rara vez en nuestra vida vamos a poder escapar a los efectos de las relaciones sociales, ya sea en nuestro lugar de trabajo, nuestros ratos de ocio o dentro de nuestra propia familia. Una buena interacción en cualquiera de estos ámbitos nos hace sentirnos bien, desarrollando nuestras tareas con mayor eficacia. De hecho, una baja competencia en las relaciones con los demás puede llevar al fracaso en un trabajo, los estudios o en la familia.

Aunque es en la infancia donde aprendemos en mayor medida a relacionarnos con los demás, es un proceso continuo durante toda la vida.

 

Existen dos posibles razones por las que una persona puede NO ser habilidosa socialmente:

 

1. La persona nunca las ha aprendido por que o bien no ha tenido un modelo adecuado o bien no hubo un aprendizaje directo. Pongamos el ejemplo de alguien que se crió en una casa donde la única opinión válida era la de su padre. Posiblemente nunca aprendió a expresar su opinión ante un tema concreto y sienta ahora mayor temor a hacerlo.
Otro ejemplo puede ser el de una persona que estudio en un internado femenino durante toda su infancia y adolescencia, y ahora al hacerse mayor tiene dificultad al comunicarse con el sexo opuesto, ya que nunca tuvo oportunidad de practicar esta habilidad.

 

2. Estas habilidades existen, pero hay factores que inhiben o interfieren en las conductas Un ejemplo de esto podrían ser los pensamientos negativos (Ej. No me van a conceder el aumento de sueldo) que interfieren con la ejecución puesto que generan ansiedad o nerviosismo.
Es común el llamado “miedo a hablar en público”, que no es sino un déficit en la ejecución de una conducta debido a los pensamientos negativos que interfieren (Ej. Van a notar que estoy nervioso).

 

El entrenamiento en habilidades sociales implica manejar tanto el lenguaje verbal como el no verbal. Trabajar mediante ejercicios prácticos y ayudar a las personas a enfrentarse con sus miedos e inhibiciones.

Carla

En cuanto comiences a desarrollar tus habilidades sociales, notarás un gran cambio en todos los ámbitos de tu vida.